La conducción de coches americanos es una de las aficiones contemporáneas de quienes tienen éxito en sus emprendimientos económicos y financieros, como también la de aquellos a quienes la fortuna les premia con un billete ganador de la lotería, o una buena mano de póker con la cual logran desbancar a un casino, es adquirir un coche de alta gama. Para la mayoría de los nuevos compradores de coches exclusivos, la sensación experimentada frente al volante de estos vehículos fabricados para hombres y mujeres con mucho dinero, es única, inolvidable e indescriptible.

Quién no ha soñado viajar por carretera conduciendo un Lamborghini o Maserati con el amor de su vida a su lado. Un paseo por las costas a toda velocidad. Isadora Duncan, bailarina estadounidense de gran éxito en Europa, viajando alegre y feliz junto a su amigo conductor de un coche deportivo Amilcar francés, en un desgraciado accidente falleció estrangulada al enredarse su bufanda en una de las ruedas del vehículo; accidente del cual sacó gran provecho la marca Bugatti. La Duncan denominaba Bugatti al coche Amilcar deportivo francés de su amigo.

coches americanos aparcados

A lo largo del siglo XX y lo que va del siglo XXI, tanto los coches deportivos como los diferentes modelos de berlina, coupe, rústico, de paseo y demás coches de alta gama fabricados por la industria automovilística europea, americana y asiática, han experimentado grandes transformaciones. Los vehículos de alta gama y prestaciones fabricados hoy, son verdaderas joyas de la ingeniería y el diseño artístico desplegado por sus creadores, dando satisfacción a una diversidad de hombres y mujeres con éxito económico en los 5 continentes.

Competencia entre coches americanos y europeos de alta gama

Entre las preferencias de los usuarios de vehículos hay quienes prefieren las marcas europeas mientras otros las prefieren americanas. Los europeos están acostumbrados a coches pequeños y de bajo consumo de combustible, los cuales transitan por calles y carreteras angostas recorriendo cortas distancias. Mientras los americanos prefieren coches de grandes dimensiones, con motores de alta cilindrada y un elevado consumo de combustible. Estos vehículos son fabricados para recorrer largas distancias a gran velocidad, circulando por amplias calles, avenidas, carreteras y autopistas.

Las marcas de coches americanos de alta gama, además de equiparlos con motores que desarrollan altas velocidades, con una suspensión y amortiguación que simulan viajar en avión, incluyen un conjunto de accesorios y utilidades únicas. Entre los últimos, como en los coches europeos, se incluye el confort de la calefacción y el aire acondicionado. Además están equipados con asientos de cuero reclinables maseajadores, cámara de vídeo de 360º, GPS, equipo de sonido, tv, vídeo reproductor y un largo etcétera de lujos y accesorios para disfrutar la conducción cómodos y seguros.

Uno de los aspectos necesarios a considerar por cualquier persona que desee importar un coche de alta gama americano, o de cualquier otro país europeo, es rellenar el Documento Único Administrativo (DUA) exigido por las autoridades para la importación o exportación de mercancías. El DUA lo utilizan las autoridades para recaudar información tributaria, declaración de impuestos e información concerniente a las mercancías a exportar e importar.